5 gastos fijos anuales que no podrás eludir si tienes un coche

Publicidad

Tengo claro que si mi ciudad estuviese acondicionada para desplazarme en bicicleta lo haría sin dudarlo, porque además de todos los beneficios físicos y mentales que aporta, lo divertido y placentero que me resulta y lo positivo que es para el medio ambiente y para el colectivo en general si fuera una práctica común, me ahorraría una importante cantidad de euros al cabo del año. Sí, un pico tan importante como que el desembolso que hago para mantener mi movilidad vía automóvil (y muy probablemente tu también como la mayoría) supone el segundo mayor gasto después de la vivienda, ya que según el INE, una quinta parte del dinero que entra en un hogar (el 18%) se destina a los gastos que implica tener un coche propio.

Muy habitualmente, a la hora de comprar un coche y hacer los cálculos pertinentes, se tiene en cuenta sólo cuánto nos va a costar su compra (en esta gestión no sólo hay que incluir el importe del vehículo, sino también el impuesto de matriculación, circulación y transmisiones patrimoniales) y no se consideran todos los gatos que esta posesión “de lujo” nos va a acarrear durante toda su vida útil.

Es muy probable que aún después de leer estos datos que voy facilitarte, no vayas a tomar la decisión de deshacerte de tu automóvil, porque en muchas ocasiones y por diferentes motivos no podemos prescindir de él. Pero aunque sí pudiéramos, seguramente tampoco lo haríamos por seguir disfrutando de ciertas ventajas que no vamos que negar que tiene, como la autonomía, la rapidez o la libertad, pero es aconsejable que seas consciente del esfuerzo económico que supone mantenerlo, por lo que voy a mostrarte cuáles son los gastos fijos anuales que conlleva y también los variables.

Gatos coche

Según el Instituto para el Ahorro y la Diversificación Energética (IDEA) el coste de mantenimiento anual de un coche es de 2000 euros (incluye gastos de compra, seguro, impuestos y combustible) pero si tenemos en cuenta el estudio de FleetData (empresa especializada en estudios de mercado) esa cantidad aumenta, ya que indica que el gasto de utilizar el coche es de 23,70 euros por cada 100 Km recorridos, unos 23 céntimos por kilómetro, y tomando como media unos 15.000 Km al año, la cantidad total es de 3450 euros anuales.

No cabe duda de que es una importante cifra ¡la de cosas que podríamos hacer con ese dinero! como muchas veces he oído decir: “el coche es un saco roto” y a tenor de las cifras no puedo más que suscribir esas palabras. Vamos a ver en detalle en qué se va exactamente todo ese dinero…

Los gastos fijos anuales que no podrás evitar

 

1. Revisiones

Aunque éstas dependen del fabricante, normalmente suelen hacerse a los 15.000 o 20.000 Km y el precio varía también dependiendo del modelo de coche y de los cambios o ajustes que haya que hacerle (cambio de aceite, filtros, frenos, etc). Pero tomando como ejemplo un utilitario de unos 95 CV y una antigüedad de entre 2 y 6 años, el precio suele estar entre unos 130 y 150 euros.

Hay otro tipo de cambios que suelen hacerse en las revisiones, como el de neumáticos, bombillas, batería o correa de distribución, pero que no incluyo en este apartado porque no son cambios que tengan que hacerse cada año, sino que depende del deterioro de los componentes, del uso que hagamos del coche y del tipo de conducción (como es el caso de los neumáticos).

2. Combustible

El gasto en combustible que cada conductor haga va a depender del consumo del coche, de los km recorridos y del precio al que esté la gasolina o el diésel, hay que tener el cuenta que el consumo varía si se circula habitualmente por ciudad, en atascos o si la velocidad es elevada. Tomando como referencia 15.000 Km anuales, un coche diésel que consuma 5 libros por Km, un gasolina que consuma 7 y que el coste del gasóleo sea de 1,30 y el de la gasolina de 1,39, podemos resolver que un diésel gastará al año 975 euros y un gasolina 1460 euros.

3. Seguro

Todo propietario de un coche está obligado a tener en vigor una póliza de seguro que cubra la responsabilidad civil del conductor a consecuencia de un accidente de circulación, que cubra daños personales y materiales ocasionados a terceras personas.

La prima del seguro va a depender de las prestaciones del coche, del tipo de póliza (si es a todo riesgo, a terceros, con franquicia, etc), del sexo del conductor, historial de siniestralidad, antigüedad con el carnet de conducir y edad. Para hacernos una idea global de todos los gastos pongo como ejemplo lo que yo pago por el mío, que es un turismo normal, gasolina, asegurado a todo riesgo, teniendo bastante antigüedad como conductora y poca siniestralidad, me cuesta 500 euros aproximadamente.

4. Impuesto de circulación (IVTM)

El coste del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica depende de los caballos que tenga el coche y viene dado por el Ayuntamiento del municipio que consta en la Jefatura Provincial de Tráfico, puede variar hasta un 600% de la localidad más barata a la más cara, es increíble pero es cierto, esto mismo pasa con la ITV (el siguiente gasto que veremos). El permiso de circulación es un documento donde constan los datos de la persona propietaria y los datos del vehículo: matrícula, fecha de matriculación, modelo y número de bastidor.

Yo pago unos 60 euros pero según un estudio realizado por Automovilistas Europeos Asociados (AEA), para un coche de más de 20 caballos fiscales que está en Melilla el coste sería de 56 euros y estando en San Sebastián sería de 346.32 euros.

5. Inspección Técnica de Vehículos (ITV)

Según mi propia experiencia, esta revisión empieza a realizarse una vez el vehículo ha cumplido 4 años desde su matriculación y debe superarla para que su licencia sea renovada y pueda seguir circulando. La ITV tiene como objetivo revisar el estado del coche en referencia a la seguridad vial, protección del medio ambiente, inscripciones reglamentarias, reformas, y en su caso, vigencia de los certificados para el transporte de mercancías peligrosas y perecederas. Como he mencionado anteriormente existe un gran desfase en su coste dependiendo de la provincia donde se haga la revisión, según FACUA, la diferencia puede ser de hasta el 113%. En mi caso me cuesta unos 45 euros.

 

Los gastos variables que más tarde o más temprano tendrás que afrontar

 

1. Cambio de neumáticos

Cuando un neumático está desgastado deja de cumplir su función de agarre en el asfalto y en caso de lluvia la de evacuar agua, aumentando en consecuencia la distancia de frenado y el riesgo de patinazo y aquaplaning. El envejecimiento de éstos depende de factores como la temperatura, el mantenimiento, las condiciones de almacenamiento, la carga, la velocidad, la presión, el estilo de conducción o el tipo de recorrido en carretera, por lo que su sustitución variará según el caso, aunque en líneas generales un neumático de buena calidad debería cambiarse a los 40.000 Km y uno de peor calidad a los 10.000. Cabe señalar también que la velocidad de desgaste es dos veces mayor en los de la parte delantera que en los de la trasera.

Cada coche, según su categoría, solo puede usar unos neumáticos determinados, la identificación de los mismos viene marcada en los laterales por una serie de números y sólo podremos reemplazarlos por unos de esa categoría. Para calcular el coste y teniendo en cuenta esa variable, voy a tomar como referencia las medidas de un coche mediano que serían 195/65 R15V cuyo precio puede oscilar entre 60 y 70 euros cada uno, según un análisis de la OCU.

2. Reparaciones o averías imprevistas

Como ya mencioné en el apartado de Revisiones, hay otro tipo de cambios que hay que realizar en el coche cada cierto kilometraje. La correa de distribución, por ejemplo, ha de sustituirse cuando indique el fabricante, que suele ser entre los 60.000 y los 120.000 Km, o entre los 6 y 8 años. En caso de que el coche se mueva habitualmente por entornos urbanos, el tiempo o kilometraje de referencia para el cambio debería reducirse un 20%, el coste puede variar entre los 400 y 700 euros dependiendo del modelo. Además de la correa, pueden surgir averías en las bombillas, la batería u otros componentes que pueden suponer unos gastos de mantenimiento de entre 200 y 300 euros.

3. Aparcamientos, peajes, multas y lavados.

Estos casos tampoco deben descartarse ya que es muy probable que en algún momento infrinjas alguna norma de circulación incluso sin darte cuenta, por lo que recibirás una sabrosa receta por parte de las autoridades que nunca sienta nada bien. También puedes necesitar en hacer uso de alguna carretera de peaje con su correspondiente pago a la entrada o salida, y lavar el coche más o menos a menudo es algo que harás también.

Por último, el aparcamiento en zona regulada o en parkings públicos de pago, es algo con lo que también debes contar, así como el caso de que necesites uno para el uso diario y por el que debas pagar un alquiler.

 Si sumas todas las cantidades que he ido indicando, tendrás una estupenda cifra que vaciará tus bolsillos en unos 2000 o 3000 euros dependiendo del caso. Siendo conscientes de este gasto, tal vez nos interese hacer una reflexión y concluir si nos merece la pena seguir manteniendo este saco roto que azota nuestra pequeña economía.

 

¿Cuanto ocupa un coche en una ciudad?

Cuanto ocupa un coche en la ciudadA modo de curiosidad, os dejo esta fotografía de un estudio que se hizo en la ciudad de Munster (Alemania). En él, se comparaba el espacio necesario para transportar a 72 personas utilizando tres medios de transporte: el coche, el autobús y la bicicleta.

  • Coche: sobre la base de ocupación media de 1,2 personas por coche, se necesitan 60 coches para transportar a esas 72 personas y 1000 metros cuadrados de espacio.
  • Autobús: las 72 personas pueden ser transportadas en único autobús que sólo requiere de 30 metros cuadrados de espacio.
  • Bicicleta: 72 personas se transportan en 72 bicicletas que necesitan de 90 metros cuadrados.

Interesante ¿verdad? Si pudieras elegir ¿qué medio de transporte preferirías utilizar? Yo ya te lo he dicho.

Bicicleta

 

 

 

 

 

Publicidad